Volver
Eres flojo

Eres flojo

¿La dieta parte el lunes? No sin antes no zamparse Don Asado (con mayúsculas) durante el fin de semana para quedar lo más pochito posible… obvio, hay que guardar energía para partir con la rutina fitness.

Y una vez que ya pagamos por adelantado la mensualidad del gimnasio para un año completo, ya están todas las dietas habidas y por haber impresas y pegadas en la puerta del refri, y nos compramos las zapatillas más taquilleras de running y las poleras más pintosas para sopear, nos aventuramos al ejercicio, solo para dar la hora entre los más avanzados y echarle el ojo al sexo opuesto, o simplemente ir a hacer vida social.

Y clásico que tras una primera –y probablemente única– jornada de alto rendimiento, hay que recuperar lo gastado, y corremos al primer kiosco que vemos para comprar unas Selz para tener energía pa’ la próxima ida al gimnasio… que probablemente será dentro de un mes más.