Volver
No eri chileno si no te quedas dormido el primer día de clases

En el verano nos convertimos en unos vampiros que despiertan cuando el sol ya está escondiéndose y nos dormimos con los primeros rayos entrando por la ventana. Y cuando llega marzo viene la tarea más difícil del año, ajustar el sueño. Nos prometemos que vamos a empezar a acostarnos más temprano una semana antes de entrar a clases, pero siempre al final terminamos ajustando el sueño el primer día de clases, con una buena siesta en la sala.