Volver
Palabras que solo los chilenos entendemos

Sólo un chileno puede encontrar el “carrete filete”, no estar “cachando na” o encontrando todo penca. A pesar que la RAE ha hecho innumerables esfuerzos por entendernos, finalmente sólo un chileno puede entender a otro chileno.

A continuación alguna frases más características de nuestra propia lengua:

Cóndor

Convencimos a los “coños” para que esta palabra fuera aceptada en la RAE en el año 2001.  El prócer de este concepto es el querido Condorito, que se “condorió” en todos los tirajes del famoso comics. La RAE lo define como torpeza grave y vergonzosa, osea en el fondo es dejar la embarrada o cagada a lo buen chileno.

Marca chancho.

Algunos chilenos son marqueros y pueden endeudarse con facilidad con tal de poseer y exhibir bienes de marca. Su opuesto es la “marca chancho”, término referido a un producto comercial de origen o manufacturación incierto o “pirata”. Tales productos abundan en el comercio informal, galerías y ferias de artesanía, pero los chilenos evitarán usarlos en público aun cuando los posean.

Vale callampa.
Expresión vulgar y coloquial dicha en ambientes de confianza, para expresar la nula consideración o estima por algo o alguien. La palabra “callampa”, en la lengua andina quechua, equivale a “hongo de cualquier especie”. Los chilenos le damos a esto una inmediata connotación sexual, ya que asociamos hongos/callampas/setas a las gónadas masculinas.

 Meter una chiva, mula, cuento, chamullo o tongo.

Básicamente, “engrupir” con un argumento o acción media trucha o definitivamente falsa; un engaño malicioso o premeditado. Ojo, ya que se puede caer en que te pasen “gato por liebre” o te convenzan de algo igualmente tramposo o inviable, donde te “vendan la pomada”. A su vez, cuando entra la duda o desconfianza, y se sospecha de algo extraño, se dice que hay “gato encerrado”